Luna Llena en Piscis y Equinoccio, 20/21 y 22 de Septiembre de 2021

Luna Llena en Piscis y Equinoccio, 20/21 y 22 de Septiembre de 2021

LUNA LLENA Y EQUINOCCIO

Nos esperan unos días muy interesantes bajo los efectos de este equinoccio y cambio de estación que coincide con la luna llena. En el hemisferio norte entramos en el otoño, un tiempo de cosecha y de recogida de frutos mientras que en el hemisferio sur entramos en primavera, un tiempo de siembra y de comienzos. El eje es el de Aries -Libra como las dos energías cardinales que inician una nueva estación. 

INESTABILIDAD FINANCIERA Y
VERDADES QUE SIGUEN SALIENDO A LA LUZ

De camino al último tramo del año, la cuadratura Urano-Saturno se intensifica y sigue entrando en contacto con diferentes energías que van activando diferentes escenarios. Esta luna llena podría culminar, a nivel colectivo, alguna caída importante en el mercado, a nivel financiero. En el equinoccio esto se mantiene y se intensifica con la salida a la luz de verdades y noticias hasta ahora ocultas. Así nos presentamos ante posibles escándalos mediáticos y desequilibrios financieros. La Tierra y el suelo bajo nuestros pies se mueve, no sólo a nivel físico sino también a nivel simbólico.

LUNA LLENA EN PISICIS
 MAGIA Y SENSIBILIDAD

A nivel personal la luna llena viene algo caótica, despistada y confusa, como antesala a un Mercurio que se ralentiza para entrar en su fase retrógrada en pocos días. Es por ello que debemos poner toda la atención posible en los acuerdos, contratos y decisiones que tomemos. Si no somos capaces de ver con claridad lo que tenemos delante mejor nos dejamos navegar hasta el siguiente puerto. Ante la niebla y bajo la tormenta nada se puede ver con claridad. Podríamos incluso idealizar o distorsionar la realidad. Es recomendable evitar los malos entendidos y protegernos de cierta hipersensibilidad. Serán importantes los sueños y los mensajes que nos lleguen del interior ya que estos son días para soñar y proyectar a futuro nuevos ideales, nuevos deseos. Es el momento de generar nuevos “quieros” desde lo intuitivo, desde el yo interior, desde el alma. El elemento agua está muy presente en esta luna llena y si lo sabemos aprovechar podría ser fuente de conexiones mágicas.

A caballo entre la luna llena y el equinoccio podría emerger de tus profundidades la culminación de algún proceso personal iniciado en la luna nueva de este mes o incluso en la luna llena de marzo. Este es el momento para soltar, para dejar marchar, para liberar cualquier resto de ira, de rabia o de emoción no expresada hasta este momento. Debería de ser todo muy intuitivo ya que cualquier proceso racional no tendría sentido bajo la niebla en la que estaremos navegando. Todo ello podría tener una influencia especial en nuestras relaciones, además de en nuestra economía personal. Podría formar parte del ciclo no forzar más de lo que podemos hacer, quizás tan sólo dejarnos sentir.  

EQUINOCCIO
EL PORTAL A UNA NUEVA ESTACION

De lleno en el día 22, el día del equinoccio, la palabra, la comunicación, el intercambio cobran mayor importancia. Los elementos están revueltos, el viento, el mar y la tierra tratan de encajarse, la fuerza subterránea busca una salida y estamos por encontrarnos en una nueva forma de ser, de sentir y de actuar. En plena transformación del poder tanto colectivo como personal, Vesta, la diosa del fuego eterno nos invita a entrar al centro del hogar, a nuestro interior, donde nada se mueve, donde todo permanece. Ella nos invita a no salir a la lucha, a seguir construyendo raíz y presencia, a permanecer en el cuerpo. Es una energía propicia para conectar con lo que hemos logrado en lo que va de año, para corregir la dirección y agarrar fuerte el timón. Para ello nos podría ayudar poner orden en lo que sentimos, aplicar nuestra sabiduría en el día a día, conectar desde un amor maduro y aceptar lo que vemos como parte de nuestra realidad. A nivel interno tenemos una estructura y un poder personal construidos a base de experiencia que nos sostiene. Puede que nos sintamos abatidas, pesimistas o con alguna preocupación intensa pero podríamos contar, en el último momento con la buena fortuna para que nos eleve más allá de nuestra propia esperanza. De la sensibilidad y de la creatividad de la luna llena podría nacer un nuevo avance espiritual de la conexión con nuestros corazones.

RITUAL
DE LUNA LLENA Y EQUINOCCIO

La propuesta para este mes es muy sencilla: construir un altar y meditar delante de él. El altar deberá estar construido con deseos por sembrar para quienes entran en la primavera y con deseos cosechados para quienes entramos en el otoño, deseos que ya están en camino. Si puedes, recoge elementos de la naturaleza para construir el altar. La propuesta es realizar ante él una meditación, basta con cerrar los ojos y respirar. Medita en la respiración, medita en el silencio y trata de conectar con algún mensaje o sentimiento profundo. Al finalizar, escribe todo lo que hayas visto, sentido u oído y pósalo en el altar. Lo dejarás ahí durante toda la estación y a la luz de las velas desde hoy hasta el final del día 22. Si estás en el hemisferio norte, entrando en el otoño, todo lo que has logrado hasta este momento del año aún necesita mimo, cuidado y reconocimiento ya que aún podría dar más frutos en lo que queda de la estación de la cosecha. En este ritual podrías conectar con alguna idea o sensación que te de un impulso vital en tu crecimiento personal.

FIRMES AL TIMÓN

Nos toca seguir firmes al timón, vigilar nuestros pensamientos, elevar nuestras aspiraciones y empatizar con el entorno, incluida la Madre Tierra. Mi consejo es cuidar al máximo con qué canales conectas en estos días, estaremos especialmente sensibles y debemos evitar la toxicidad energética todo lo que podamos. Si lo hacemos podríamos llegar a canalizar verdades internas muy profundas y realmente liberadoras. Aún así este otoño se presenta tan removido como creativo.

Eclipse de Super Luna Llena, 26 de Mayo de 2021

Eclipse de Super Luna Llena, 26 de Mayo de 2021

Es muy probable que a estas alturas ya sepas que el evento de mañana es bastante especial. No sólo estaremos bajo la influencia de la fase de luna llena sino que además estaremos ante la última Super Luna del año y con Eclipse. Es verdad que el Eclipse Total de Luna de mañana apenas durará unos 15 minutos y sólo se podrá ver desde algunos lugares de América y Asia pero estará presente energéticamente, en nuestro día especial para los sueños, los rituales y las meditaciones.

Esta semana entramos en la temporada de eclipses y nos acercamos de manera definitiva a la segunda cuadratura Saturno Urano cuyos pronósticos se van cumpliendo poco a poco. Recuerdo cuando en Diciembre de 2020 anunciaba en el Congreso de Astrología de Revista Stellium cómo 2021 podría ser el año en que el conflicto entre Israel y sus territorios cercanos podría escalar en intensidad… Y no es que los astros estén detrás de los aires de guerra en Oriente Medio, o del movimiento migratorio masivo del norte de África hacia Europa, o del proceso de vacunación mundial. ¡Para nada! Los astros no actúan directamente. Ellos tan sólo marcan ciclos en los que los principales eventos históricos se repiten y regresan a la luz. Y entre ellos este conflicto bélico entre Israel y Palestina tras el cual se esconden intereses geopolíticos que podrían, esta vez, quedar al descubierto en espera de un paso definitivo hacia su resolución. Si dicha resolución no se concreta a finales de este año lo reviviremos entonces de nuevo cuando saturno y urano cierren el ciclo que ahora poco a poco están clausurando y del que queda poco tiempo para los últimos ajustes. Con la entrada temporal de Júpiter en Piscis los límites y las fronteras se desdibujan para dejar al descubierto la fuerza del movimiento migratorio y se plantea por primera vez la posibilidad de liberar las vacunas de las patentes. Son muchos los debates abiertos ahora sobre la mesa, algunos el aperitivo de lo que vendrá en 2022. Cuánto más amplia la mirada más larga la pisada.

Este eclipse de luna llena viene con pocos aspectos complejos pero los que están son de gran intensidad. Esta Luna viene con disposición a destapar y desenterrar viejos conflictos que podrían ser de gran violencia, tanto físicos como emocionales. Esta Luna está dispuesta a luchar hasta la muerte, a luchar por sobrevivir. Así, durante las 3 horas aproximadas en que la Luna estará semi-oculta bajo la sombra de la tierra y durante los 15 minutos en que estará completamente escondida tras ella, escapando a la luz de la consciencia de Sol, podríamos conectar con fuerzas de supervivencia inéditas en nosotras. Si esas fuerzas nos llevan a actos irracionales o nos impulsan a regenerar nuestra forma de logro y conquista tan sólo dependerá de nosotras mismas. Estamos en el camino de luchar por la vida.

A nivel personal recomiendo tener cuidado con la ira, la rabia, el enfado y la forma en que dirimimos los conflictos. No se trata de ocultarlos pero sí de enfrentarlos con algo mas de cautela. Podríamos sentir estos días también cierto cansancio, no tan acusado como el de la luna llena anterior, pero sí, de nuevo una retirada de energía para el reposo y la reflexión. No en vano nos preparamos para un segundo movimiento retrógrado de Mercurio en el año para iniciar un breve período de reflexión. Atenta a las señales si tienes que llevar el coche al taller, si no llegan los papeles que estás esperando o si algún aparato doméstico se estropea.

Seguimos en tiempos de conectar a nivel grupal desde una consciencia individualizada madura. No sólo estamos aquí para perpetuar las creencias ancestrales de nuestros antepasados sino para separarnos de ellas cuando no se ajustan a las necesidades para crear nuevas realidades. Es por ello que el ritual de este mes de luna llena está encaminado a reflexionar sobre nuestras creencias impuestas o excesivamente influenciadas por el entorno. La mayoría de creencias que tenemos, bien sean religiosas, políticas o filosóficas son heredadas, impuestas. Tanto la familia como el entorno social y cultural se encargan de moldearlas. Da la casualidad que buena parte de los tránsitos de este año son más provechosos desde una mirada progresista. No hablo a nivel ideológico. Me refiero más bien a una actitud de soltar, dejar marchar y recrearnos desde lo propio.

Ritual de Luna Llena.

Te propongo que mañana dediques un momento a reflexionar sobre algo en lo que crees, algo que siempre hayas creído, algo que te lleva a entablar discusiones con tu entorno más cercano o alguna creencia que te separe de él. Escríbelo en un trozo de papel o donde tú elijas. Una vez hecho entra en meditación a través de la respiración y conecta con tu centro, con tu yo interno. Visualízate junto a un lago en el campo o al pie de una montaña… en ese lugar reposa, respira, descansa y realiza la siguiente pregunta: ¿esta creencia que yo tengo, a quién pertenece? ¿de dónde me viene? Y esperas a que el viento te traiga una palabra o una imagen. Cualquier sensación que surja de tu interior está ahí para desvelarte la respuesta. Si en algún momento tienes la sensación de haber recibido el mensaje de cómo esa creencia no te pertenece puedes realizar una segunda pregunta: ¿por qué otra creencia mía personal puedo substituirla? Una vez realizado el ejercicio completo te despedirás de tu creencia pasada, heredada y la dejarás en ese lugar donde te encuentras, suéltala sobre el agua y agradécele la seguridad que te ha proporcionado hasta ahora. Después de despedirte y agradecer regresarás al lugar físico en el que te encuentras. Si desconoces la simbología de lo que has visto o escuchado en la meditación compártelo en mi blog o en mi Instragram y te contestaré para descifrar el mensaje.

Esta luna llena nos invita a honrar las memorias y creencias del pasado para ser actualizadas y conectar con la flexibilidad que da el seguir nuestro camino con menos mochila, con menos lastre, más libres, más auténticos. Los días de luna llena nos culminan, nos alcanzan a logros trabajados con consciencia. En Eclipse las oportunidades se multiplican.

Deja surgir y suceder aquello que tenga que ser.

Luna Llena de Escorpio, 31 de Octubre de 2020

Luna Llena de Escorpio, 31 de Octubre de 2020

Este sábado 31 de Octubre nos encontramos en el momento del ciclo de luna llena, el segundo de este mes de Octubre. Si bien el año tiene 12 meses y las constelaciones del zodiaco son también 12, las lunaciones son 13 por lo que cada año hay una doble luna llena en uno de los meses y también en uno de los signos del zodiaco. Si se da el caso que una de estas 13 lunas llenas ocurre entre el primer y segundo día de un mes, entonces tendremos la segunda dentro del mismo mes y se denominará Luna Azul. Ahora bien, la luna no cambiará de color y se verá como cada noche. Aso sí, será una miniluna ya que se encuentra en el punto más alejado de la tierra.

Esta luna nos empuja hasta el tramo final de un año que aún no ha terminado de decir su última palabra. Poco a poco nos acercamos al final del final del ciclo histórico que ha marcado este año y que marcará un antes y un después en nuestra historia. Los aspectos que se van a suceder en Noviembre son varios y de gran intensidad. Darían para varios artículos. Pero si este año nos ha recordado algo con sus cambios constantes es que nos toca ir poco a poco, paso a paso, día a día, así que esta noche me centraré en los aspectos de esta luna llena, en su simbología y en la energía con la que podemos conectar en los próximos días.

Podríamos sentir que se tambalea el suelo sobre el que nos encontramos, pero no para hacernos caer sino para mostrarnos el equilibrio del que somos capaces. En esta fase de la luna llena podemos llegar a conectar, a nivel individual, con la sensación de que aún podemos, entre todo el caos, poner orden en nuestro mundo emocional, liberar ataduras con el pasado, reinventarnos, hacernos más independientes y libres. Podemos conectar con una fuente infinita de recursos, con originalidad e independencia suficientes para seguir el camino hacia Ser nosotras mismas. Es posible que nos resulte más fácil dejar atrás viejos patrones, romper con aquello que nos parecía dar cierta seguridad pero que en realidad nos ataba y nos coartaba libertad. Necesitas ser sincera y honesta contigo misma.

Podrías sentir por dentro cierta inquietud, como que algo se va a caer y romper, como que algo está a punto de dar un salto al vacío, como que algo se resquebraja, como que no tienes tiempo que perder. Si te fijas bien y miras dentro podrías conectar con la idea de que lo que se está desmoronando es todo un sistema caduco de creencias que nos lleva hacia el abismo para que enfrentemos lo desconocido. En pleno transito del Sol por Escorpio esto hará que todo tipo de emociones como fatalidad, nerviosismo, enfado, incluso ansiedad aumenten la presión, si de una olla exprés se tratase. Enfrenta las emociones, ponles nombre y libéralas. El mundo está cambiando porque tú estás cambiando.

A nivel colectivo podrían darse en estos días algunas noticias que nos causen sorpresa, estupor, hasta algún tipo de shock. Puede que simplemente sean tantas las noticias y en tantas direcciones que no demos a basto para digerirlas. Al mismo tiempo nos esperan también posibles huelgas, protestas contra la represión o por la libertad, incluso algún tipo de seísmo físico, político, económico o social. Estamos en el centro de luchas de poder al precio que sea, con el riesgo de acciones violentas y con el impacto real de esta Pandemia en la economía aún por manifestarse. En este escenario las elecciones en Estados Unidos son uno de los focos primordiales. La Astrología predictiva basada en la carta natal de Trump me lleva a intuir que podría perder las elecciones pero que podría no querer dejar el poder bajo las sospechas de fraude electoral. En este caso en Febrero de 2021 sería el momento del cambio de poder definitivo. Pero con Trump lo habitual es lo impredecible, incluso ganar las elecciones contra todo pronóstico. En este caso, Febrero de 2021 sería, igualmente, un momento de cambio brusco para él. Al mismo tiempo estamos también ante logros significativos como el de Chile que ha elegido elaborar una nueva constitución después de mucha lucha, esfuerzo y determinación. Si tienes claro lo que quieres, tus metas, mantente firme.

Es momento de enfrentar las últimas cuestiones que han quedado pendientes antes del cierre final del ciclo. Todo lo que no se exponga ahora a la luz podría quedar enterrado durante la siguiente etapa así que Zeus realiza, en unos días, su último descenso al inframundo, para encontrarse con su hermano Hades y destapar todo aquello que aún quede por destapar, para enfrentar juntos a su padre, Cronos y establecer un cambio de poder, un nuevo orden mundial. Es por ello muy importante seguir mirando dentro, poner luz en nuestro interior para liberar lo que nos angustia, nos ata y nos encadena. Este es el momento de un gran salto cuántico a nivel psicológico individual sin dejar que lo que ocurre fuera nos distraiga o nos desvíe de nuestro destino personal. Veremos y sentiremos rabia, ira y frustración proyectadas al exterior, emociones sin resolver, por lo que sería muy interesante seguir en la introspección.

Con el empeoramiento de la situación en toda Europa, por ejemplo, la Pandemia también nos invita a seguir dentro, a no querer correr demasiado hacia fuera, a seguir reflexionando y sopesando quien nos dice qué y cómo, para contrastarlo con nuestra propia intuición, con nuestras propias sensaciones y con nuestro propio sentido de las cosas. Tú percibes mucho más, tu decides aunque sea en silencio, el camino personal sólo lo trazan tus propios pies. Nadie te marca el paso, las señales tan sólo te marcan el ritmo y la dirección. Déjate guiar por tu propia luz sin demasiado pesimismo, sin demasiado optimismo, en equilibrio, desde tu centro.

El mejor ritual que puedes realizar en estos dos días previos y posteriores a la luna llena es entrar en contacto con la Naturaleza. Ella es equilibrio y abundancia. Respírala, siéntela. Su poder es tu poder.

Luna Llena de Libra, 01 de Octubre de 2020

Luna Llena de Libra, 01 de Octubre de 2020

Hemos llegado a la Luna Llena con la que se inaugura el mes de Octubre. Esta Luna es la Luna Llena con el Sol en Libra y la Luna en Aries, el eje en el que lo individual no puede ir por libre, donde la capacidad de lucha debe incorporar un compromiso y donde lo acordado por dos no debe anular lo particular. Una luna llena potente que viene a poner luz en una noche densa e intensa. Estamos a punto de que los planetas Saturno y Plutón retornen a su fase directa lo que hará que la Gran Conjunción que ha marcado todo el año 2020 se acelere hasta su desenlace final, aproximadamente, hacia el 26 de Octubre.

A partir de ahora hasta final de mes los pensamientos recurrentes, negativos, auto-destructivos podrían intensificarse. Heridas emocionales profundas, el rechazo que sufrimos en el pasado, en la infancia, por los padres, en particular por la madre, o cualquier sentimiento de abandono, de inadecuación que hubiéramos podido tener se ha preparado para re-emerger a la superficie. Lo positivo es que los sentimientos son viejos conocidos pero vistos de nuevo, desde el prisma de la luz de esta luna, podrían cobrar un sentido diferente que podría impulsarnos a un nuevo lugar. Lo que te sobrevenga podría incluso ser simplemente algún tipo de prueba final para demostrar que recursos adquiridos durante todo este tiempo ahora funcionan de manera más natural y efectiva. Sin miedo y con asertividad podemos llegar a enfrentar pequeños conflictos y atajarlos en tiempo y modo equilibrados.

A nivel colectivo esta Luna Llena estará enfocada en hacer emerger algún tipo de herida colectiva de algún país o región que viene del pasado.  Como si de pronto, eso que ha estado ahí siempre ahora se viera con mayor claridad, como si el cristal por el que todos miramos fuera más translúcido que antes o estuviera más limpio. Si bien cualquier proceso de este tipo será doloroso buscará, igualmente la purificación y la sanación de todos. En algunos casos podría ser la resolución de un viejo conflicto entre tanto drama y despliegue de medios. Es obvio que la campaña electoral de EEUU es el eje central del planeta pero no ocultará otro tipo de cuestiones geopolíticas. Eso sí, tomará el escenario, será el centro de los focos y podríamos asistir a un baile de delitos, acusaciones y corrupciones más abrupto de lo normal, si cabe.

A nivel individual los sueños de estos días podrían estar más relacionados que de costumbre con la madre y con elementos maternales tales como el agua, la casa, la cocina, alimentos y todo tipo de cuestiones relacionadas con lo que nos hace sentir seguros y protegidos. Hay en el ambiente también una energía muy cálida que podría equilibrar la densidad de la noche, como un cierto valor y optimismo que nos podrían elevar si desplegamos las alas de la creencia que un futuro mejor es posible. Podría ser un buen momento para tomar algún paso decidido hacia algo valiente, podría incluso ser la Luna que nos traiga el fruto de alguna iniciativa que tomamos en su momento y que se manifiesta ahora. Lo valiente pudo ser físico o mental pero sobre todo pudo ser también a un nivel emocional.

El portal que se abre hoy es el de encontrar el valor de seguir adelante con el propósito que nace desde el corazón, sin tener miedo a que algo se rompa por el camino. Con fe, con confianza, con la creencia de que todo irá mejor y con la solidez que da el saber que, durante tiempo hemos podido reflexionar y conectar con lo que de verdad se halla contenido en nuestro interior. Si alguien aún busca culpables fuera, si alguien aún está en la espera del reconocimiento de los demás, si alguien está aún en la culpa y la queja, entonces, el viaje podría ser más caótico y doloroso.

RITUAL DE LUNA LLENA: sal una de estas noches de luna llena -hasta tres días después- a dar un paseo por la noche con el único propósito de caminar con los ojos bien abiertos. Cualquier detalle inesperado, nuevo o diferente será una señal para ti, el mensaje de esta Luna Llena. Centra tu atención, mientras caminas en aquello que tienes en mente, abre tu corazón y deja que la noche te hable. Busca, fluye y encuentra la señal que necesitas para seguir confiando en el camino a seguir.

 

Equinoccio Otoño-Primavera, 22 de Septiembre de 2020

Equinoccio Otoño-Primavera, 22 de Septiembre de 2020

Ha llegado el equinoccio de otoño en el hemisferio norte y de primavera en el hemisferio sur con la mitad de los planetas retrógrados. Llegamos hasta aquí habiendo vivido los dos tercios de este año 2020 con pruebas personales que han supuesto grandes envites a modificar estructuras de diversa índole en nuestra psicología personal. El equinoccio nos recibe y nos invita a adentrarnos en la dualidad simbólica del “siembra y cosecharás” de la primavera y el  otoño, para que evaluemos nuestros resultados y proyectemos nuestros nuevos deseos. 

Además de la Gran Conjunción que sigue condicionando nuestro mapa astrológico, hay cuatro aspectos en el cielo que podrían ser vitales en este inicio de nueva estación. Júpiter es un gran protagonista en este punto de la trama, junto a los Nodos, Venus y Marte. Nos movemos en un terreno de potencial de abundancia práctica, ambición enfocada, el logro tras el esfuerzo y la conquista callada pero constante. Estamos en un momento de mucha actividad y mucho movimiento. Les podemos preguntar a los profesores de los colegios que acaban de iniciar el curso escolar en medio de una pandemia. El impulso, el coraje y la iniciativa son parte de los ingredientes, tanto si es para planificar nuestra siembra en el hemisferio sur como si es para recolectar aquello que hemos cuidado con tanto esfuerzo durante todos estos meses en el hemisferio norte.

Hay un reclamo para expresar lo que está contenido a nivel emocional para que pueda concretarse en algo material y tangible, en algo productivo. A nivel colectivo podemos llegar a materializar aquello que nos acerque un poco más al futuro que anhelamos en todos los aspectos que tengan que ver con la cultura y el dinero, con lo que nos gusta y nos da placer, con lo que nos hace sentir atractivos y bellos. El aspecto económico podría pasar a primer plano a medida que el coronavirus pasa a formar parte de una normalidad menos amenazante.

Por último, el Equinoccio nos invita a reflexionar sobre el uso que hacemos de nuestra fuerza vital. No sólo cómo usamos nuestra energía sino hacia dónde la dirigimos. El bloqueo de energía al que ya nos enfrentamos en el confinamiento por la pandemia fue una muestra muy interesante de cómo reaccionamos cuando la energía se limita. Ahí tuvimos la oportunidad de aprender a redirigirla de manera creativa para no introvertirla en sentido destructivo.

El cielo envuelve en estos días, como en un sobre, todo tipo de noticias, de comunicados, de mensajes para que encuentres la inspiración y la motivación de seguir hacia adelante, para que conectes con todos esos recursos que has descubierto en tu despensa en la intensidad de los momentos más duros, para que negocies y llegues a acuerdos sobre todo lo que inicias con el otro y hace que con la suma de los demás llegues más lejos. Ahora es un gran momento en el que aquello que necesitas puede abrazarse con lo que de verdad quieres, y puedes encontrar el mejor camino para lograrlo. La chispa saltó, la llama está prendida. Es el momento de mantener el fuego acogedor de tu interior.

El 22 de septiembre se celebra en el mundo celta Mabon para honrar el cambio de estación y los regalos de la tierra. Es la segunda fiesta de la cosecha. En el hemisferio norte los campos están ya casi vacíos tras la recolecta. La luz cederá su lugar a la oscuridad, el frío se acerca y la tierra se prepara para dormir. En cualquier caso, estés donde estés, el día 22 es un día de celebración, de agradecimiento y de bendición. En este día podemos realizar algún tipo de ritual de agradecimiento, de preparación y de entrega a esta nueva fase del año en la que aún queda tiempo para culminar proyectos y propuestas. Elige la mejor manera de conectar con la tierra, ya que ella es quien se encarga de acoger la nueva semilla, de cuidarla, nutrirla y sostenerla hasta llegar al fruto final. Tú acompañas este proceso y para ti podría ser una oportunidad de reorientación y de sanación.

“Hoy la noche y el día se encuentran para convenir,
saben que hoy uno de los dos ha de partir.
No hay tiempo que perder. No es un día para discutir.
Hoy el día y la noche se juntan para repartir,
saben que nada es eterno, que todo es devenir.
No es tiempo de anteponer. No es un día para balbucir.”
Hoy la noche y el día se abrazan para despedir,
saben que hoy los dos han de cumplir.
Sólo hay tiempo de agradecer. Hoy es un día para sentir.”
Itziar Azkona

 

¿Cómo puedo ayudarte?