Luna Llena de Tauro, 27 de Abril de 2021

Luna Llena de Tauro, 27 de Abril de 2021

Ya está aquí, ya llegó la Super Luna Llena de Abril que tanto se está dejando sentir en estos días atrás, yo diría que incluso semanas. Esta Luna en Escorpio viene con unos aspectos astrológicos realmente tensos y complejos, con una profundidad casi devoradora. Normalmente, la luna llena de Tauro en Escorpio no suele pasar desapercibida pero la de este mes viene amplificada por aspectos realmente removedores a nivel interno. Es una luna que viene a reforzar la cuadratura del año entre Saturno y Urano que se prepara para su segundo encuentro el 15 de Junio. Esta Luna, en su punto más cercano a la Tierra viene a la defensiva, jugando a separar y romper de manera definitiva los lazos más débiles. Es una Luna muy oscura, poco compasiva que nos adentrará en lo más profundo de nuestra psique para que destapemos nuestros miedos e inquietudes más profundos.

En la oscuridad de la noche más negra esta luna nos devora y nos lleva hacia sus entrañas para declararnos sus intenciones más reveladoras. Sin compasión, sin matices, esta luna está diseñada con inquietud y podría asaltarnos bruscamente desde cualquier rincón de nuestra vida hasta llevarnos a despertar sobre aquellos aspectos en los que nos hemos quedado fijamente ancladas e inmóviles. En mi pronóstico sobre 2021 mencioné la idea de un año prometeico en el que al despertar a una nueva realidad nos daríamos cuenta del coste que conllevaba y el sacrificio vinculado. Ahora es el momento de verlo. A principios de año empezamos a intuir que éste no nos sacaría de la crudeza del anterior, pero apenas lo podíamos ver con claridad. Sin embargo, ahora, entre abril y junio estamos experimentando de lleno en qué consiste la temática sociopolítica, económica y personal de los nuevos tiempos. La polaridad es cada vez más y más extrema forzándonos a posicionarnos o en un lado o en el otro.

Por un lado, estas semanas las noticias sobre cómo el sistema se sigue desmoronando se suceden: despidos masivos en la banca, tensión en las fronteras con Rusia, noticias contradictorias y nefastas sobre los efectos de algunas vacunas y como no, la crisis humanitaria en India y Brasil en manos del Coronavirus, por mencionar tan sólo algunas cuestiones. Así que a nivel global esta luna viene para poner de manifiesto conflictos extremos, inseguridad, sospechas, en definitiva cierto caos. Estamos acercándonos al segundo momento más importante del año, un momento de introversión y de exploración interna. Aunque nuestro deseo es el de “salir de ésta cuanto antes”, aún el momento no ha llegado. Por eso, a nivel energético, nos faltan las fuerzas. Por supuesto la falta de energía la sentimos siempre y cuando estemos conectadas con nuestro cuerpo y sus sensaciones, lo que implica honrar y respetar que aún no estamos del todo preparadas para salir corriendo, sino más bien en la gestación de lo que aún está por venir.

En cuanto a la polarización seguimos ampliando espectro. Si no te vacunas eres “antivacunas”, si no te crees todo lo que dicen a nivel oficial eres “negacionista”, si no te identificas con la víctima eres “el verdugo”,… todo bajo la idea de que “si no estás conmigo estás contra mí”. Así que toca observar cada idea, cada patrón, cada planteamiento desde una perspectiva mucho más amplia ya que la vida no se divide en dos, hay más caminos que los opuestos. Por ello son días de prestar atención, mirar hacia dentro y desde dentro, para poco a poco volver a una energía algo más activa tras el tránsito por nuestro interior agradeciendo a los miedos que nos mantuvieran en lo conocido porque sabíamos que era lo que funcionaba. Para arriesgar hacia adelante en el primer siguiente paso hace falta una claridad y una decisión que no se corresponde a la energía del momento y que vendrá, seguro, más adelante, al menos desde mi visión de los aspectos astrológicos del momento.

Este año parece como si todo el tiempo fuera Mercurio retrógrado: los trámites burocráticos se atascan, la tecnología se descoloca, los retrasos o bloqueos nos impiden un movimiento fluido, como si todo fuera un poco a trompicones. Es precisamente para que nos paremos a cada rato a reflexionar, a interiorizar cada paso que vivimos para tomar consciencia. Así que, cuando un tránsito, como el de esta luna llena, se encuentra con la gran cuadratura entre Saturno y Urano, es para que no nos olvidemos y nos hagamos conscientes del despertar que estamos viviendo. Pero para que ese despertar ocurra debemos darnos de bruces, primero con aquello en lo que estamos dormidas.

La inseguridad, la desconfianza, la vulnerabilidad, el desconcierto, la incertidumbre siempre estuvieron en el diccionario. No van a desaparecer. Si estos son los conceptos con los que nos juegan la partida, si entramos en esta idea de que el mundo “tiene” que ser seguro, de confianza y perfecto” habremos caído en la trampa y habremos perdido la oportunidad de ejercitar y entrenar nuestro potencial de tolerancia. Abraza el cansancio, la tristeza y la rabia, no lo proyectes. Abraza tu naturaleza más humana y con ella la sombra que proyectas.

Por mucho que protestemos, nos resistamos o luchemos contra, nada de lo que hagamos tendrá sentido ya que el cambio está llamado a gestarse desde el interior. Para ello en esta luna os propongo un ritual que nos ayude a sincerarnos con nuestras limitaciones más profundas para que la verdad sobre vuestras propias rigideces más ocultas salgan a la luz y se liberen. Para ello toma papel y lápiz y bajo la luz de una vela, el olor del incienso y la melodía de un mantra sanador describe, uno por uno, cada uno de tus miedos. Se trata de hacer un esfuerzo de conectar con todos los miedos que te acechan, para ponerles nombre y enumerarlos. Es un ejercicio de sinceridad, de honestidad desde el que comenzar a sanar. Para cada uno de esos miedos  habrá una pequeña oración, que puede ser esta o una tuya propia.

En el medio de la noche yo te abrazo
a ti, mi miedo más oculto, _______
para sacarte de la casa oscura en la que habitas.
En el miedo de la noche yo te enfrento
a ti, mi miedo más sincero, _______
para liberarte de las cadenas que te atan
Gracias por lo que me enseñas
Gracias por lo que despiertas

Y después, simplemente descansa.

Luna Llena de Aries, 28 de Marzo de 2021

Luna Llena de Aries, 28 de Marzo de 2021

La órbita o camino que recorre la luna alrededor de la tierra es elíptica, es decir que no es del todo circular, sino más bien en forma de huevo de tal manera que tiene un punto en el que está más cerca de la tierra y otro en el que está más alejada. Cuando está más cerca se dice que la luna está en el perigeo y cuando está más lejos está en el apogeo. Así cuando la luna llena está en el perigeo se denomina Super Luna porque al estar más cerca de la tierra se ve un poco más grande y bastante más brillante.

En este momento, no hay acuerdo sobre si la luna llena de hoy es una Super Luna o no. Esta duda es lo que a mi me ha llevado a investigar de más cerca qué es exactamente una Super Luna para encontrarme conectando con la energía mental e intelectual de esta luna llena en Libra, el signo del equilibrio y la igualdad pero cuya sombra puede ser oscura y manipuladora.

La primera luna llena de la nueva estación viene asociada a aspectos positivos, para variar. Sobre todo para favorecer la comunicación, el estudio y las relaciones sociales. Pero con la sombra de lo que todo esto podría desvelar. Si por un lado estamos deseando reencontrarnos y reequilibrarnos con paisajes nuevos más allá de las cuatro mismas esquinas de nuestro barrio, el riesgo de encontrarnos y conectarnos no parecen muy halagüeños. Así una luna que busca la paz y la armonía podría verse retada a conectar con ello a través de mejorar el encuentro con el conflicto y el lado menos amable de la vida. 

La luna llena de hoy es una punta de lanza que nos indica el mejor camino para lograr lo que nos propongamos siempre y cuando no nos escondamos detrás de un disfraz de “quedar bien” o “todo vale”. En la pasividad innata de esta luna subyacen las ganas de seguir luchando por nuestras metas y objetivos sin comprometer nuestro equilibrio y sin idealizar el mundo ni las relaciones personales. Nada vendrá sólo ni por el aire si no accionamos la parte que nos corresponde.

La luna llena de hoy es también un impulso para enriquecernos a nivel intelectual así que os comparto el último estudio sobre la luna llena del que debatimos en el último taller de sueños, el estudio que ha demostrado que en los días de luna llena dormimos menos horas.

El pasado 27 de enero se publicaron los resultados de un estudio llevado a cabo por la Universidad de Washington en la que se monitorizaron las horas de sueños, durante dos lunaciones (60 días o dos fases lunares completas) de sujetos indígenas que viven sin electricidad, de sujetos del ámbito semi rural y de estudiantes que viven en Seattle. Los tres grupos mostraron alteraciones en el sueño entre 3 y 5 días antes de la luna llena. Si bien es de esperar que en las zonas sin electricidad las noches de luna llena alarguen las horas de luz y por tanto influyan en la actividad de una comunidad sorprende encontrarse en una zona como Seattle donde los monitorizados no tienen ni porqué saber cuándo es luna llena.

Aunque los resultados rivalizan con otros realizados anteriormente este estudio es concluyente: entre 3 y 5 días antes de la luna llena dormimos menos. Después de la luna llena todo vuelve a la normalidad. Así que ya sabes, no te fuerces a querer dormir igual que otras noches cuando se acerca a luna llena, entrégate al ciclo natural de tu cuerpo, respeta ese ritmo y concédete unas horas más de conexión y de meditación con tu mundo interior. La luna representa nuestras emociones, nuestro sentido de seguridad y permanencia, nuestro mundo interior, por tanto si el Sol ilumina de frente a esa luna y nos concede más horas despiertas es porque nos pide mas consciencia para esos días sobre nuestras emociones, sobre nuestras necesidades.

Y como estamos en la luna llena del amor, de la amistad y de la presencia del otro como el espejo en el que me veo reflejada os propongo el siguiente ritual de luna llena tanto para hacer en pareja como en soledad. Tú elijes!

RITUAL DE LUNA LLENA: mírate hoy en el espejo, de cuerpo entero si puede ser, y con poca o ninguna ropa. Mírate hoy en el espejo tal y como eres. En un primer momento pensarás en las 5 cosas que últimamente más te han molestado de otra persona y tratarás de verlas en tu espejo, en ti. En segundo lugar pensarás en las 5 cosas que más te han gustado últimamente de otra persona y tratarás de verlas en tu espejo, de nuevo en ti. Antes de terminar, agradece al espejo la imagen que te devuelve de ti. Y si quieres hacer este ejercicio en pareja, adelante. Podéis miraros les dos en el espejo y hablar de las 5 cosas que veis en ella que también ves en ti. Al mismo tiempo que ella habla de las 5 cosas que ve en ti que también ve en ella.

Equinoccio de Primavera-Otoño, 20 de Marzo de 2021

Equinoccio de Primavera-Otoño, 20 de Marzo de 2021

Ya hemos llegado, ya estamos aquí, en el cambio de estación. Desde el 20 de Marzo a las 9:26 GMT llega la primavera al hemisferio norte y el otoño al hemisferio sur. Con la entrada del Sol en Aries también llega el comienzo del año astrológico y el inicio de las energías que se desplegarán hasta la primavera siguiente y sobre todo con las energías que nos acompañarán hasta el Solsticio de Junio. Los eventos principales hasta entonces rondan entorno a tres ideas: todos los planetas están directos destilando una energía de impulso y creación; estamos bajo los influjos de la cuadratura menguante Saturno-Urano* que pide ajustes para una mejor integración de lo viejo con lo nuevo; y todos los planetas están contenidos entre los dos Nodos en lo que en Astrología Védica se llama el “Kal Sarpa Yoga”.

*NOTA: en mi artículo anterior compartí que la cuadratura Saturno-Urano que tuvo lugar el 17 de febrero se repetiría exacta en septiembre y octubre. Como me puntualizó una lectora, esto no es correcto. Las dos próximas cuadraturas entre los dos Titanes serán exactas el 15 de Junio y el 24 de Diciembre cuando, previsiblemente, se resolverá la tensión que generen a lo largo de todo el año. Gracias por estar ahí, por leerme  y compartir. Soy mejor con vosotras.

Si en algún momento has conectado con la idea de que el mapa no es lo mismo que el territorio, este es un buen momento para experimentarlo. Nos encontramos cada vez más lejos del territorio que conocíamos, aquel que empezó a desdibujarse en 2012, con nuestro mapa de antes de 2020, cada vez más desactualizado. En un momento pensamos que esto sería temporal, ya sabemos que nunca lo fue. Al desconcierto del paisaje se ha unido gran cantidad de energía de Piscis tras la Luna Llena de Febrero para despistarnos, desubicarnos y sumergirnos de nuevo en el caos.

Todos los planetas están directos, sus energías se mueven hacia el exterior y presentan un paisaje bien diferente al que presentarán a finales de año cuando hasta 7 planetas estarán retrógrados y ralentizarán lo que ahora mismo no parece tener freno. Dicho esto, seguimos en la creación de una nueva realidad, bajo unos planetas que muestran una gran intensidad. Las sensaciones son de cansancio ante el flujo de gran cantidad de información, movimientos y cambios, a veces, más allá de lo que humanamente es posible sostener. A esto se une la polarización ya anunciada, entre lo viejo y lo nuevo, entre lo conservador y lo progresista, entre el cuidado o el saqueo del planeta, entre lo que limita y lo que inspira, entre la seguridad y la libertad, entre lo formal y lo insólito. No sólo eres tú, tu cansancio o tu no parar. En política también se siente este pulso y el destilar de la lucha de poder a partir de los extremos. Podría ser que todo el simbolismo del momento esté representado en la frase en la que Joe Biden afirmaba recientemente que “Putin es un asesino”.

A partir de aquí lo podemos llevar cada una a nuestra política local. El tema sigue girando entorno a cómo se practica la conquista del poder, la gestión de los recursos planetarios y las consecuencias económicas de una Pandemia aún por salir a la luz. En el centro del debate están la educación y los medios de comunicación. Frente a una educación y unos medios de comunicación oficiales la creación de nuevos escenarios para enseñar lo que queremos aprender y contar la verdad que queremos descubrir. De telón de fondo las sombras del poder, del dinero y de los gobiernos más tradicionales como las monarquías que están muy expuestas.  El riesgo de lo que pueda pasar se intensificará en cuanto Marte, el planeta del conflicto, se encuentre con los dos Titanes y remueva, de golpe, los cimientos de la Tierra. Siempre pasa, incluso cuando creemos que no pasa, como cuando cayó el muro de Berlín y Rusia y Yugoslavia se desintegraron. Corrían los años 80 del siglo XX y estábamos bajo la cuadratura creciente de Saturno-Urano. Somos vulnerables ante lo imprevisible cuando se manifiesta.

A nivel personal nos podríamos encontrar ante importantes pruebas de fuerza, valor y resistencia. Si aún queda algún residuo de miedo a luchar, de miedo a crecer o madurar la batalla interna podría intensificarse hasta extremos tóxicos. Si sostenemos la capacidad de resistir, entonces reforzaremos un grado más nuestra capacidad de crecer, de lograr y de crearnos una identidad mejor estructurada. El propósito de la destilación es que mantengamos la máxima consciencia, con el menor número de despistes, con la mirada larga puesta en qué queremos y seguimos enfocándonos hacia nuestros sueños. El potencial de crecimiento emocional sigue siendo elevado y necesario para seguir contribuyendo a la creación de lo nuevo, para seguir hacia lo que nos hemos propuesto.

Ahora mismo todos los planetas se encuentran en lo que se llama Kal Sarpa Yoga, esto es, todos los planetas están encerrados y contenidos entre los dos Nodos Lunares. Hoy, en el equinoccio la Luna se escapa y sella junto al Nodo Norte lo que simbólicamente podríamos dibujar como una alquitara o alambique en la que todas las energías, personales, sociales y colectivas, se están destilando. Hoy, a partir del Equinoccio, algunos de estos planetas irán saliendo de uno a uno. El 27 de marzo Marte será el primero en liberarse, después, en Mayor, Mercurio y Venus, hasta la salida del Sol el 2 de Junio de los brazos de los Nodos. Para el Solsticio toda la energía que se encuentra ahora mismo contenida dentro del alambique irá destilando los efluvios del colectivo en una unión de todos en un mismo proceso de evolución.

Un alambique destila líquidos mediante un proceso de evaporación por calentamiento y posterior condensación por enfriamiento, un simbolismo que parece ajustarse a la perfección al momento que estamos viviendo. La carta del Equinoccio nos da una idea de qué sabor y color tendrá la poción mágica que estamos preparando entre todos. El resultado final no es muy previsible. O bien se ha dado un proceso alquímico que eleva las vibraciones energéticas de cada elemento o bien la salida va con efecto rebote con la fuerza con la que fue limitado. Si la sensación dentro de la alquitara es de contención el resultado podría ser alquímico. Si por el contrario la sensación ha sido de encierro y represión la salida podría tener un efecto rebote.

Las posiciones planetarias nos recomiendan no ponernos a la defensiva, honrar nuestra sensibilidad y mejorar en todo lo posible la gestión del enfado y del conflicto. Cualquier ritual de este cambio de estación debería ir orientado a honrar lo femenino ya que la Luna y todos sus aspectos es uno de los elementos destacados de la carta de la entrada del Sol en Aries. Conectemos con la intención de honrar la fuerza de lo femenino, la fuerza de la resistencia pasiva positiva, orientada a reconectarnos con nuestro lado más espiritual y de luz ya que las sombras acechan y las responsabilidades densifican. Es por ello que en esta ocasión propongo un ritual de primavera que sea una Oración. Vístete como una diosa, de blanco si puede ser y busca un lugar en el que poderte arrodillar ante un pequeño altar con velas, piedras o amuletos personales. Ya sea desde el rincón sagrado de tu hogar, en plena naturaleza o simplemente a nivel mental, préstate a recitar la siguiente plegaria:

Me presento hoy aquí para liberar mi poder personal
para lo que pido liberarme de patrones antepasados
de fuerzas que me restan y energías que me retienen.

Me presento hoy aquí para honrar mi poder personal
para lo que pido llenarme de paz y serenidad
de fuerzas que me sumen y energías que me eleven.

Me presento hoy aquí para reconocer mi poder personal
para lo que pido reconectarme con mi intuición
con la fuerza vital y la fuente original

Que así sea. Asi es.

Luna Llena de Piscis, 27 de Febrero de 2021

Luna Llena de Piscis, 27 de Febrero de 2021

¡Éramos pocas y llegó la Luna Llena! Después de un intrépido comienzo de año, muy diferente a lo que colectivamente deseábamos, la energía no ha dejado de escalar en intensidad, hasta llegar a la primera de las tres cuadraturas Saturno-Urano -17 de febrero-, el aspecto astrológico más importante del año. El aspecto diseñado para aprender a integrar la necesidad de leyes, normas y estructura con la ansiedad de libertad. Las otras dos cuadraturas que enfrentarán lo viejo desgastado frente a lo nuevo incipiente con cierta radicalidad, se darán en septiembre y octubre, una seguida de la otra. Así hoy, en medio de la noche oscura inundada de estrellas que nos muestran la complejidad de nuestra naturaleza la luna llena asoma en el signo de Virgo, tímida, prudente y sigilosa pero meticulosa y exigente.

Los aspectos del cielo no son especialmente complejos pero es que ya llueve sobre mojado. Estamos cansadas y bajo una presión psicológica importante, en un estado en el que si esto no avanza queremos empujarlo. Y ahí que llega esta luna para recordarnos que la primavera aún no ha llegado y que necesitamos un poco más de contención y de atención, un esfuerzo más. Uno de los aspectos de esta Luna Llena se asocia en astrología a la salud, a muerte y enfermedad, lo que nos enfoca en el autocuidado. No nos habla de nada grave pero sí que viene a recordarnos lo que ocurre cuando descuidamos los pequeños detalles.

Imagínate que, de camino al trabajo se ha pinchado la rueda de tu coche, al llegar has tenido un desencuentro con tu jefe y al terminar el día y la semana no has logrado concretar cómo enfocar un proyecto o idea. Si al llegar a casa, tu habitación está revuelta o el jardín o la terraza de casa da asco, ¡poco importa! Es en esos momentos en que lo grande se come lo pequeño. Olvidamos que la casa revuelta ya venía siendo un síntoma de que algo no estaba bien colocado y que el poner orden en nuestra rutina, en nuestra casa es síntoma de orden psicológico interno. Si lo de dentro y lo de afuera están conectados, esta luna nos invita en estos días a poner orden en lo de afuera como una forma de recolocarnos por dentro. La luna que nos recuerda que el límite externo me reconduce al cuidado de lo interno.

En días anteriores, en relación al evento astrológico que culminó el 17 de febrero es muy probable que sintieras una necesidad interna de un cambio radical o de pulsar algún límite. Me contaba una cliente que sintió el arranque de tirar toda la ropa de su armario por la ventana y renovar el 100% de su vestuario. En ese momento trabajamos con la visión como si fuera un símbolo, no como algo literal. En lo literal sólo hay acto, no queda espacio para buscar y entender el significado. Cuando hay literalidad hay acción o represión y cualquiera de las dos no son el camino. Bien sea ropa, la libertad de expresión o una relación, el momento invita a profundizar en la sentido de esa imagen que nos impulsa a un movimiento radical o extravagante. Tras la visión de tirar toda la ropa, quemar contenedores o querer conquistar o imponer mi visión sobre el otro subyace una necesidad de cambio interno y de equilibrio de poderes.

En esta energía se encuadra, por ejemplo, el debate sobre la  celebración del 8 de Marzo, el día de la mujer. Lo que el colectivo necesita no se corresponde con lo que el sistema  determina como importante. En este marco lo que importa, lo que se necesita y lo que conviene son ámbitos, ya no sólo diferentes sino que ni llegan a reconocerse. En en la expresión de la fuerza reprimida que amenaza la seguridad y la continuidad de las estructuras e instituciones tradicionales queda poco recorrido para el encuentro de lugares comunes que no es lo mismo que lugares perfectos.

La primavera está a la vuelta de la esquina pero en el hemisferio norte el Sol aún no calienta lo suficiente con lo que aún nos queda tiempo para seguir preparándonos para el cambio de estación, para el cambio de energía. Durante este breve tiempo que viene centra tu energía en los pequeños detalles y en los  preparativos para el comienzo del año astrológico. Aunque parezca paradójico, esta luna que nos habla de límite, esfuerzo, trabajo y responsabilidad, tan sólo ha venido a recordarnos la importancia del aquí y el ahora y de la importancia de una rutina equilibrada en el día a día para una salud corporal capaz de acoger un yo más consciente.

RITUAL DE LUNA LLENA: realiza cualquier actividad que hayas desatendido o pospuesto durante algún tiempo, algo que no te apetece pero que sabes que si retomas te dará, más adelante, la satisfacción de lo bien hecho. No se trata de hacerlo perfecto sino de hacerlo, sin vincularlo demasiado al resultado. Hacerlo desde el amor y con alegría.

Luna Llena de Acuario, 28 de Enero de 2021

Luna Llena de Acuario, 28 de Enero de 2021

Ya ha empezado 2021, el año en el que los que aún creían poder volver a “lo de antes” habían puesto todas sus expectativas. Y ha empezado muy intenso y eléctrico tal y como auguraban todos los pronósticos. Durante todo el mes de Enero estamos bajo la energía de la conjunción Marte Urano que se intensifica en esta Luna Llena y aún nos llevará un poco más allá de estos días. Se podría decir que esta Luna viene enfadada, rebelde y dispuesta a romper y a huir de su propia seguridad dentro de una pandemia que lejos de mejorar se preveía, astrológicamente que empeoraría, al menos durante el primer trimestre del año.

A nivel colectivo esta Luna es ciertamente activadora de energías que podrían llegar a ser intensas y muy disruptivas. Hasta la tierra se mueve y se revoluciona. A nivel personal esta es una luna que nos puede llevar, entre otras cosas y dependiendo del lugar de la carta natal por el que transite a querer cambiar de casa, a renovar nuestro hogar a romper con algo del pasado, con una relación o a tener algún percance si no vamos con los cinco sentidos en el momento presente. Sea lo que sea, se manifieste de una forma u otra es importante profundizar en la simbología psicológica de esta luna para sacar el mejor provecho del momento que estamos viviendo.

Esta Luna es conocida como la Luna de la Luz por los indios Hopi que se muestran como grandes observadores y conocedores del firmamento. Y es que en el hemisferio norte esta Luna se encuentra en su punto más elevado. Además es la Luna Llena en el signo de Leo, el signo solar, el signo de pleno verano, como el que ahora mismo hay en el hemisferio Sur. A nivel simbólico es como si esta Luna hubiera intercambiado su posición con el Sol que, justo dentro de 6 meses estará donde está ahora la Luna. Y si la luz, el sol, el verano y el signo de Leo nos recuerdan el nacimiento del niño interior, de la luz personal y la autoconsciencia es porque realmente este es un momento para empezar a despertar de camino al cierre del ciclo astrológico que se acerca y que culminará en el Equinoccio de Primavera.

Podemos tener un accidente, cortarnos con un cuchillo, tirar los tabiques de casa o sentir una gran tensión nerviosa o sexual y quedarnos en la lectura externa de las energías lunares. Podemos alimentar la guerra, la rebelión contra lo que sea con tal de ejercer  nuestra “libertad”. O podemos aplicar el fuego de la creatividad, de la pasión, de la confianza, de la generosidad y de la vitalidad para seguir avanzando en este camino tan atípico que se inició en 2020. Ahora mismo corremos peligro de exagerar, de no medir los límites y de impulsarnos hacia aventuras de riesgo mal calculado. Ahora bien, existe esa libertad de no dejarnos arrastrar por lo colectivo aplicando todos nuestros recursos como meditar, reflexionar, respirar y romper con aquello que no me deja avanzar, crecer o evolucionar. Es el momento de dar un paso firme, de concretar ideas, de materializar soluciones a un nivel de individualidad suficiente como para que sea mío y lleve mi sello personal.

En todo este recorrido que aún nos espera el colectivo necesita genialidades e individualidades hacia un propósito de luz. Si vuelven las restricciones, el confinamiento y los cierres temporales es porque aún el viejo Saturno y el joven Júpiter van de la mano para retarnos a expandirnos a nivel interno dentro de los límites aparentes externos. Si fuera “no se puede” queda la conquista del territorio interior, el viaje hacia dentro, el encuentro con lo personal. El cielo muestra las señales, si forzamos el movimiento hacia fuera o nos entregamos hacia dentro depende única y exclusivamente de nosotres. De todos modos en dos días Mercurio estará retrógrado y dará inicio al primer movimiento de pronación del año. Estamos ante un movimiento sísmico colectivo y personal que está sacudiendo los cimientos de nuestra realidad, en el ámbito que sea y nos reta a que observemos cuáles son las estructuras sólidas que se sostienen y cuáles las que se siguen desmoronando. Esta Luna nos invita a brillar, desde nuestra creatividad, para inventar, con firmeza, el siguiente paso que vamos a dar.

RITUAL DE LUNA LLENA

Inventa hoy tu propio ritual, hazlo tuyo, déjate inspirar por la energía chamánica que llevas dentro. Como claves trata de hacerlo conectando con la idea de que la Naturaleza es el mejor bálsamo para estos días, ella es la gran equilibradora, quien puede hacerse cargo del exceso de energía que no puedes manejar y en el comienzo de un año lleno de posibilidades para ti.