Este sábado 31 de Octubre nos encontramos en el momento del ciclo de luna llena, el segundo de este mes de Octubre. Si bien el año tiene 12 meses y las constelaciones del zodiaco son también 12, las lunaciones son 13 por lo que cada año hay una doble luna llena en uno de los meses y también en uno de los signos del zodiaco. Si se da el caso que una de estas 13 lunas llenas ocurre entre el primer y segundo día de un mes, entonces tendremos la segunda dentro del mismo mes y se denominará Luna Azul. Ahora bien, la luna no cambiará de color y se verá como cada noche. Aso sí, será una miniluna ya que se encuentra en el punto más alejado de la tierra.

Esta luna nos empuja hasta el tramo final de un año que aún no ha terminado de decir su última palabra. Poco a poco nos acercamos al final del final del ciclo histórico que ha marcado este año y que marcará un antes y un después en nuestra historia. Los aspectos que se van a suceder en Noviembre son varios y de gran intensidad. Darían para varios artículos. Pero si este año nos ha recordado algo con sus cambios constantes es que nos toca ir poco a poco, paso a paso, día a día, así que esta noche me centraré en los aspectos de esta luna llena, en su simbología y en la energía con la que podemos conectar en los próximos días.

Podríamos sentir que se tambalea el suelo sobre el que nos encontramos, pero no para hacernos caer sino para mostrarnos el equilibrio del que somos capaces. En esta fase de la luna llena podemos llegar a conectar, a nivel individual, con la sensación de que aún podemos, entre todo el caos, poner orden en nuestro mundo emocional, liberar ataduras con el pasado, reinventarnos, hacernos más independientes y libres. Podemos conectar con una fuente infinita de recursos, con originalidad e independencia suficientes para seguir el camino hacia Ser nosotras mismas. Es posible que nos resulte más fácil dejar atrás viejos patrones, romper con aquello que nos parecía dar cierta seguridad pero que en realidad nos ataba y nos coartaba libertad. Necesitas ser sincera y honesta contigo misma.

Podrías sentir por dentro cierta inquietud, como que algo se va a caer y romper, como que algo está a punto de dar un salto al vacío, como que algo se resquebraja, como que no tienes tiempo que perder. Si te fijas bien y miras dentro podrías conectar con la idea de que lo que se está desmoronando es todo un sistema caduco de creencias que nos lleva hacia el abismo para que enfrentemos lo desconocido. En pleno transito del Sol por Escorpio esto hará que todo tipo de emociones como fatalidad, nerviosismo, enfado, incluso ansiedad aumenten la presión, si de una olla exprés se tratase. Enfrenta las emociones, ponles nombre y libéralas. El mundo está cambiando porque tú estás cambiando.

A nivel colectivo podrían darse en estos días algunas noticias que nos causen sorpresa, estupor, hasta algún tipo de shock. Puede que simplemente sean tantas las noticias y en tantas direcciones que no demos a basto para digerirlas. Al mismo tiempo nos esperan también posibles huelgas, protestas contra la represión o por la libertad, incluso algún tipo de seísmo físico, político, económico o social. Estamos en el centro de luchas de poder al precio que sea, con el riesgo de acciones violentas y con el impacto real de esta Pandemia en la economía aún por manifestarse. En este escenario las elecciones en Estados Unidos son uno de los focos primordiales. La Astrología predictiva basada en la carta natal de Trump me lleva a intuir que podría perder las elecciones pero que podría no querer dejar el poder bajo las sospechas de fraude electoral. En este caso en Febrero de 2021 sería el momento del cambio de poder definitivo. Pero con Trump lo habitual es lo impredecible, incluso ganar las elecciones contra todo pronóstico. En este caso, Febrero de 2021 sería, igualmente, un momento de cambio brusco para él. Al mismo tiempo estamos también ante logros significativos como el de Chile que ha elegido elaborar una nueva constitución después de mucha lucha, esfuerzo y determinación. Si tienes claro lo que quieres, tus metas, mantente firme.

Es momento de enfrentar las últimas cuestiones que han quedado pendientes antes del cierre final del ciclo. Todo lo que no se exponga ahora a la luz podría quedar enterrado durante la siguiente etapa así que Zeus realiza, en unos días, su último descenso al inframundo, para encontrarse con su hermano Hades y destapar todo aquello que aún quede por destapar, para enfrentar juntos a su padre, Cronos y establecer un cambio de poder, un nuevo orden mundial. Es por ello muy importante seguir mirando dentro, poner luz en nuestro interior para liberar lo que nos angustia, nos ata y nos encadena. Este es el momento de un gran salto cuántico a nivel psicológico individual sin dejar que lo que ocurre fuera nos distraiga o nos desvíe de nuestro destino personal. Veremos y sentiremos rabia, ira y frustración proyectadas al exterior, emociones sin resolver, por lo que sería muy interesante seguir en la introspección.

Con el empeoramiento de la situación en toda Europa, por ejemplo, la Pandemia también nos invita a seguir dentro, a no querer correr demasiado hacia fuera, a seguir reflexionando y sopesando quien nos dice qué y cómo, para contrastarlo con nuestra propia intuición, con nuestras propias sensaciones y con nuestro propio sentido de las cosas. Tú percibes mucho más, tu decides aunque sea en silencio, el camino personal sólo lo trazan tus propios pies. Nadie te marca el paso, las señales tan sólo te marcan el ritmo y la dirección. Déjate guiar por tu propia luz sin demasiado pesimismo, sin demasiado optimismo, en equilibrio, desde tu centro.

El mejor ritual que puedes realizar en estos dos días previos y posteriores a la luna llena es entrar en contacto con la Naturaleza. Ella es equilibrio y abundancia. Respírala, siéntela. Su poder es tu poder.