Hemos llegado al tercer eclipse en un mes tras el Eclipse de Luna Llena del 5 de Junio y el Eclipse de Sol del 21. Hemos superado un tiempo complejo entre eclipses. Hemos llegado hasta el altar de este otro que será el último en el eje de los signos de Cáncer y Capricornio iniciado en 2018. Si algo debe culminar, concluir o ser revisado entorno a temas de trabajo y de familia, en temas de seguridad y de poder ahora es el momento. Nos encontramos más o menos hacia el ecuador de este año 2020 que ya se sabía  que iba a ser generador de grandes cambios, cambios de esos que nos enfrentan a eventos complejos e intensos, sin vuelta atrás. Como lo que siempre pasa cuando toca despertar a un nuevo nivel de consciencia, a nuevas verdades, a un nuevo impulso de progreso. En este proceso están implícitos los imprevistos no deseados, alguna pérdida y cierto descontrol e incertidumbre. Justo lo que necesitas para prestar más atención porque hay algo de debes descubrir, una necesidad de inspirarte y elevarte, un deseo de algo nuevo a lo que abrir la puerta y las ventanas de tu casa. Es ese momento vital en que el gusano sale del capullo antes de convertirse en mariposa.

Los eclipses potencian lo que la energía de las Lunas Llena y Nueva activan. Pueden resultar una experiencia que transforme nuestra vida. En un eclipse como este se conectan el pasado, el presente y el futuro. Pero no tiene porqué ser inmediato, sus efectos pueden sentirse hasta 6 meses después. Lo que se está activando son las potencialidades del ciclo en el que está inmerso. El eclipse de este domingo es una continuación del segundo contacto de la conjunción Júpiter-Plutón es por ello que tenemos un panorama más bien caótico en el que las estructuras de poder deben seguir cayendo. Quizás por eso hoy se puede escuchar como en Francia ha dimitido el Gobierno en bloque, o como en Hong Kong continúan los conflictos entre ciudadanos y gobierno por la nueva ley que China ha implementado en la región que un día fuera gestionada por el Reino Unido. El 1 de Julio también Saturno regresó al signo de Capricornio donde estará unos 5 meses hasta que se mude definitivamente a Acuario en Diciembre. Por tanto, de nuevo todos los temas que tengan que ver con las élites, el poder y los gobiernos estarán expuestos a pruebas interesantes.

Al mismo tiempo es importante tener en cuenta que el mapa del cielo se completa con Mercurio Retrógrado en el inicio de su propio ciclo con el Sol. En todo cruce, en todo tránsito Mercurio aparece como guardián y guía del camino. He aquí que aparece en este momento para añadir picante a la salsa. Es probable que en los últimos 10 días te hayas visto envuelta en una vorágine de actividad con la sensación de que estabas en una carrera por finiquitar todo lo que estaba pendiente. La actividad frenética obedece a una necesidad de terminar con lo que tienes entre manos, de concluir el trabajo atrasado o de tener que atender a los asuntos que se quedaron en standby durante un tiempo. Son varias las señales que se han juntado en el camino para que nos preparemos para lo que está aún por llegar sin demasiados papeles amontonados. Si no nos despejamos de lo que está atrasado o atascado no podremos avanzar. Por eso las agitadas tareas de estos días.

RITUAL DE LUNA LLENA: este domingo tan especial es propicio para que reflexiones sobre todo aquello que te hace sentir segura, a salvo, lo que hace que tu hogar sea tu refugio, tu templo. Pon atención sobre todo lo que has estado pensando en estos días. Si descubres alguna idea nueva, algún proyecto que te hayas imaginado ánclalo. Si detectas alguna carencia, alguna necesidad desatendida cúbrela. Si percibes que algo te molesta, te pesa, te retiene o te limita ciérralo. Hasta el 12 de Julio es un buen momento para revisar tus necesidades más internas. Anota también tus sueños pueden ser más abundantes y significativos. Hay quien últimamente coincide en soñar con grandes mariposas.

En los días alrededor del eclipse las fuerzas, la vitalidad, no están en su nivel más alto lo que puede hacer que el estrés se intensifique. La productividad se mantiene pero más tareas de las que encargarnos para concluir con lo pendiente y menos energía vital para abordarlas pueden generar sensación de desajuste, menos horas de sueño y un mayor estado de alerta. Cuidate, descansa y recarga en el momento que la situación lo permita. En breve notaremos que todo se relaja un poco, aunque no durante mucho tiempo. El año aún nos traerá grandes acontecimientos. No tenemos todas las respuestas y el cuadro no está completo. La intensidad emocional es elevada. La sensación de que aún queda un largo trecho por recorrer está muy presente. Poco a poco todo cobrará más sentido y lo veremos ya que este año quedarán pocos secretos y pocas cosas debajo de la alfombra. Lo que se tenga que saber se sabrá, hay poco espacio y poco recorrido para los secretos. Tan sólo es cuestión de tiempo, de paciencia y saber esperar. De momento disfruta de todo lo que estás logrando concretar en estos días y vive el momento presente, no te desconectes, mantente en tu centro.