ÚLTIMA LUNA LLENA DEL INVIERNO EN EL HEMISFERIO NORTE

Este próximo 18 de marzo culmina la última lunación de esta estación, la del invierno en el hemisferio norte y la del verano en el hemisferio sur. Es la luna llena con Sol-Luna en el eje Virgo-Piscis, rodeada de agua y planetas soñadores. Llega entre el caos, la mentira y la violencia. Será un gran reto para la paz que casi todos y todas esperamos en Europa. Dará fin a un ciclo y nos prepara para la llegada del Equinoccio en tan sólo un par de días, el 20 de Marzo.

EL RETO DE LA PAZ

Con la entrada de Marte a 22º de Capricornio, el 22 del 2 de 2022 se activó el despertar de un ciclo, históricamente asociado a la guerra, un ciclo activo en la carta natal de Putin que trajo al presente un eclipse muy violento que tuvo lugar el 19 de Noviembre en pleno ascendente de la carta de Rusia. El conjunto de efectos astrológicos sobre esta parte del mundo son los que sincrónicamente explican el resultado final que no deseábamos, el de ver matar y destruir antes que ceder, soltar y entregar. La Pandemia no ha sido suficiente para forzar el giro del cambio de Era, aún nos quedan acontecimientos y realidades tozudas que nos mostrarán lo que aún sí existe en nuestro mundo para retarnos a soluciones más creativas, constructivas y elevadoras.

Esta luna llena, cuyos aspectos principales son contrarios a la paz, se echa a sus espaldas toda la responsabilidad de encaminarnos a ella, a pesar de las dificultades, a través de reordenar lo que ahora mismo es un caos. No lo tiene nada fácil, pero será un momento decisivo camino del ciclo de paz que se acerca a medida que llegamos al mes de abril. La luna en virgo, no es sólo la necesidad de orden y la tendencia al perfeccionismo. Es, sobre todo, una necesidad de evolucionar, de mejorar y de crecer de manera orgánica. Tiene como propósito que la mejora sea un resultado del equilibrio entre todas las energías presentes: las del cuerpo, las del corazón y las mentales. Esta luna llena nos invita a todos y todas a poner orden y equilibrio entre tanto caos, a salvaguardar la verdad y a orientar la coherencia entre lo que decimos, deseamos y necesitamos.

EL RETO A EVOLUCIONAR

Tanto a nivel colectivo como personal esta luna llena podría hacernos conectar con impulsos violentos. Si sientes mucha ira, cólera y te cuesta dormir más de lo normal es momento de sosegarte, calmar tu entorno y aportar serenidad a lo colectivo. No todo es tuyo, pero sí parte de ti la contribución a contrarrestar estas energías. La gran descarga eléctrica que sentimos, en definitiva, está pujando por rebelarse ante las fuerzas destructivas que desean impedir la evolución colectiva.  Si nos nos entregamos y fluimos las consecuencias serán notables. Como compartía estos días en mi Instagram, la vida nunca nos decepciona, nos invita a ajustar nuestras expectativas, las personales y las del mundo, todas. Esta luna llena es un gran desafío a nuestros sueños, ilusiones, esperanzas. Podemos querer escapar pero el reto es poner algo de claridad entre tanta niebla. Una niebla, que sincrónicamente ha llegado a España en forma de calima, con barro y arena del desierto, en un gran acto de simbolismo de aquello que está enfangado y nos dificulta realmente la vista, a lo que hace alusión la elección de la foto de este post.

EL RETO DE LO FEMENINO

Gran reto esta luna para los que están en el poder institucional, del tipo que sea. Gran reto también para los que estamos a pie de trinchera cada día, en la batalla de vivir y sobrevivir. Entre nosotros hay un potencial de unidad que podría superar toda la polarización desgarradora.  Para todos y todas hay decepciones que posibilitarían atravesar el velo e ir al encuentro de la verdad, más allá de lo estético, más allá de la angustia vital, más allá de nosotras mismas. Así que cuidado con la velocidad, los accidentes, los enfrentamientos impulsivos. Si algo nos muestra la guerra es que el conflicto no es el camino, por su mucho que se erija como única salida o la salida válida en caso de legítima defensa. Si no creemos en terceras vías nos cerramos a nuestra naturaleza creativa y creadora, si no rompemos la polarización entre lo que está bien y lo que está mal, no encontraremos nuevos caminos sin transitar, no creceremos, no viviremos nuevas aventuras. Vemos lo que queremos si miramos con a través de la mirada del otro. Vemos lo que es cuando miramos con nuestros propios ojos. Para ello sólo hay que abrirlos.

RITUAL DE LUNA LLENA

Yoga, Meditación o cualquier otra actividad que alinee las energías físicas, emocionales y mentales son claves para estos días. La música clásica, los mantras, el arte, la naturaleza vuelven a ser el bálsamo para recalibrar las vibraciones de paz y armonía. Lo podemos completar con algún ayuno el día de luna llena. En la forma que tú elijas. Puedes dejar de comer por un día azúcar, carne roja o algún alimento nocivo, incluso dejar el café o el tabaco por un día. Si aceptas el reto de mayor intensidad podrías ayunar con sólo fruta o sólo alimentos crudos por 24 horas. El propósito de este ritual es proporcionar al cuerpo un espacio, una vibración que activa el ayuno en preparación al cambio de estación, en especial el del hemisferio norte en que empieza la primavera, y con ella el comienzo del año astrológico.

Abrir chat
¿Cómo puedo ayudarte?