Estamos ya bajo los influjos de la Luna Llena de Agosto, la Luna llena de Leo que transita por el signo de Acuario. No importa que estemos trabajando o disfrutando de unas pequeñas vacaciones, esta Luna nos va a sacudir, de una manera o de otra a todos. El 3 de Agosto no hay ni un sólo planeta de nuestro sistema solar que no esté enfrentado a otro. Todos los planetas tienen algún tipo de objetivo o de intención diferente a alguno de sus vecinos. Por lo tanto, la tensión está servida y con ella el reto de generar un mejor entendimiento con nosotras mismas y con nuestro entorno, en especial amigos, pareja y familia.

Esta Luna Llena recibe diversos nombres por parte de los nativos americanos. Uno de esos nombres es el de Luna del Esturión debido a que estas fechas eran, para ellos, las idóneas para su pesca y captura. El esturión es un pez que vive la mayor parte del tiempo en el mar pero que se reproduce en agua dulce al igual que algunas especies del salmón. No tiene escamas, puede alcanzar los 5 metros de largo y es muy longevo. Un pez majestuoso como dijera en su día San Juan de la Cruz a la vez que muy raro ya en algunas zonas de Europa.

Esta Luna Llena es también la Luna que ilumina el cielo en la época de las Perseidas o Lágrimas de San Lorenzo. Los meteoros que se pueden ver en el cielo desde finales de Julio durante todo Agosto aunque los días de más actividad de las estrellas fugaces son del 11 al 13 de este mes. En ese momento la Luna estará en su fase de cuarto decreciente lo que permitirá disfrutar mucho más de este fenómeno si el tiempo acompaña y los cielos están despejados ya que la noche estará un poco más oscura.

No es del todo fácil hacer una previsión certera de lo que puede ocurrir entorno a estos días porque la sorpresa es el plato fuerte. Se prevén cambios bruscos, giros inesperados. Como la veleta, que sabe que va a girar pero nunca sabe a ciencia cierta en qué dirección. Además, el pronóstico apunta en dos direcciones contrarias: la de la guerra y la de la paz. Podría decir entonces que se darán las dos y me guardo las espaldas. Sin embargo me parece más interesante contemplar un posible escenario en el que la fuerza, el valor y la capacidad de lucha se enfoquen en combatir las malas noticias, los desastres financieros, los bulos insostenibles y las exageraciones en la comunicación con el propósito de sacar a la luz lo que parecía muerto y resulta que sólo estaba enterrado. Desde este lugar podríamos ser como el gallo encima de la veleta que no lucha contra el viento ni pelea contra la tormenta sino que se convierte en el eje, en el centro y se deja llevar con cada vuelta de la vida. Con seguridad, con la certeza que le da conocer su propósito: indicar la dirección del viento.

A nivel personal esta Luna llena señala un momento de pruebas de inseguridad, de incertidumbre y de inestabilidad. Cualquier dificultad de adaptabilidad podría quedar al descubierto y podrían darse separaciones y rupturas con lo que impide que seamos libres, únicas, auténticas. Es un momento también óptimo para liberar toda la rabia que se ha acumulado con cada momento en que no hemos luchado por lo que queríamos por miedo teniendo en cuenta que el reto es enfrentar todo ello buscando la verdad y no la venganza. Ahora es un momento muy positivo para desplegar toda la fuerza interior de la que somos capaces. Es una luna que simbólicamente puede favorecer la creatividad y el entusiasmo. Las pruebas son continuas, y para todas, lo que nos invita a desplegar toda la fuerza de la que somos capaces para lograr sobrevivir en el nivel físico o emocional que nos haya tocado. Puede ser que necesites superar una enfermedad, o sostener un negocio y seguir adelante sin algún ser querido. O puede que necesites reivindicarte un poco más y confiar plenamente en quien eres y lo que quieres. Ahora es el momento de actuar con un propósito claro, sin miedo, con determinación y buscando formas nuevas de comunicación, de entendimiento y de superación.

A nivel global las ansias de libertad y el grado de rebeldía están en niveles muy altos y como el enfoque está en la comunicación pues estamos en plena guerra abierta entre los líderes nacionales y las Redes Sociales. Estamos bajo una Luna llena de confusión bajo la que todo intento de ejercer orden, control y manipulación sin un sentido ético, sin una lógica seria y sin una propuesta sólida podría desmoronarse como un castillo de arena ante el poder, la creatividad y la necesidad de auto expresión de cada una de nosotras. Estamos ante una nueva obra de teatro en la que los distintos actores nos contarán sus versiones sobre las bondades y maldades de las Redes Sociales. Para unos seguirá siendo el medio de mantener el pensamiento único en defensa de la seguridad. Para otros tratará de ser el medio de atacar, derrocar y desestabilizar. Y en medio estará la libertad de expresión procurando no perderse entre las balas de confusión que vuelan por encima de su cabeza.

Si alguna luna puede, a nivel simbólico, guardar la calma, ser objetiva y no perder la perspectiva esa es la Luna en Acuario. Ella podría ser capaz de darnos el impulso que necesitamos para volar y atravesar con sabiduría las corrientes de aire de estos días. Acabamos de empezar este ciclo en el que vamos a aprender a adaptarnos mejor a nuestro entorno y para ello debemos abrir aún un poco más nuestra mentalidad, debemos renovar nuestras ideas y sobre todo la forma en que nos expresamos. Es momento de empezar a poner más atención en la calidad de nuestros pensamientos y en la intención inconsciente de nuestras palabras. A menudo nos perdemos en nuestra fantasía, en nuestra propia idea del mundo, en nuestra mentira, en nuestra historia de vida. Hasta el punto en que podemos llegar a luchar por ideales y principios que no nos pertenecen. Nos toca vigilar-nos más a nosotras mismas antes que vigilar a los demás.

RITUAL DE LUNA LLENA: medita, contempla las estrellas y haz algo atrevido, original y rompedor. La Luna llena es, de por si, una fase del ciclo lunar que favorece la meditación. Ahora bien, en estos días es aún más recomendable. Por un lado porque podría ser necesario calmar el exceso de impulsividad y los niveles de conflicto que pueden aflorar. Por otro lado porque podría dar mucha claridad a los retos que se nos están planteando. También como medio para desconectar de la confusión global y conectar con la verdad interna, la que de verdad cuenta. Es el momento de atrevernos, de iniciar, de ser originales, de jugar, de buscar propuestas divertidas, atrevidas, imaginativas. Seguro que con esta Luna llena cometemos algún que otro error, nos despistamos o nos dejamos algún detalle importante por el camino pero se trata de seguir nuestro impulso y nuestra voz interior.

“Descansa bajo el silencio de la noche
pero despereza con el primer rayo de sol
hay una voz que te habla y te dice:
¡levanta, camina, avanza, mueve tu corazón!
Refugia bajo el velo de la noche
pero despierta con el primer rayo de sol
hay una voz que te susurra y te dice:
¡lucha, grita, desafía, abre tu corazón”

Quizás, como la hembra del esturión, podamos, en estos días, romper aguas y dar a luz a un nuevo enfoque sobre como llegar a conectar con nuestra propia verdad, sin dejarnos influir por nuestro entorno. Y sin violencia ni agresividad, sino desde el acuerdo y la negociación.