Super Luna llena de Tauro, 7 de mayo de 2020

Super Luna llena de Tauro, 7 de mayo de 2020

Hoy estamos ante la Super Luna Llena de las Flores. Se trata de la tercera y última Super Luna de 2020. Aunque esta Luna será algo menos grande y menos brillante que las dos anteriores (enlace interno a la Luna de Abril), aún podrás notar su intensidad. Tanto la madrugada del 7 como la del 8 de mayo serán dos momentos muy especiales para poder contemplar la Luna de Mayo. A esta Luna la conocen los indígenas americanos como la Luna de las Flores por el impulso que reciben las flores para su crecimiento en estos días del año.

El día 1 de Mayo, antes de que fuera el día internacional del trabajador, era el día en que los romanos veneraban a Flora en la fiesta de Floralia. En ese día se daba la bienvenida a otra forma de abundancia, a la fertilidad, a la fuerza vital de la naturaleza. Fue Flora quien le dio una hierba mágica a Juno, la diosa griega Hera, la mujer de Zeus, para que se quedara embarazada. Juno dio a luz a Marte, la energía asertiva, iniciadora, valiente, el arquetipo del comienzo del año astrológico del nacimiento de la primavera. Así que en esto estamos, en pleno impulso para seguir adelante con nuestros proyectos, con nuestros objetivos, con nuestros deseos.

En esta Luna Llena mientras el Sol está en Tauro, la Luna está en Escorpio. Ésta es normalmente una Luna muy intensa a nivel emocional como todo lo que toca Escorpio para quien si algo tiene que re-nacer algo debe morir primero. Ahora bien, esta Luna Llena viene acompañada de abundante tierra y aire y esto hace que su efecto emocional no se quede estancado y no nos lleve sólo a ahogarnos en nuestras propias emociones. Más bien, la energía puede verse orientada a liberar de manera suave, dulce, tierna ciertos talentos y regalos desde lo más interno de nuestra psique.

Deja que en estos días te envuelvan sentimientos intensos y profundos, húndete en ellos y gracias a los aspectos que acompañan a esta luna podrías terminar de ver otra forma de mirar al mundo. Podrías incluso aceptar otra forma en que el mundo te vea a ti. Si miras atentamente, un faro podría iluminar tus ideas sobre el valor que le das a las cosas y el valor que te das a ti misma. Si enfrentas la herida profunda que te separa de tu equilibrio interno sentirás que no termina de sanar pero te motivarás de manera diferente para seguir
construyendo el puente que te separa de aquello que anhelas de verdad.

A la Luna Llena de hoy le acompaña de manera importante el arquetipo Juno que mencionaba al principio. Para finales de siglo 19 la astronomía había detectado y nombrado alrededor de 400 asteroides ubicados entre Marte y Júpiter. Pero hubo que esperar a un incremento del movimiento de las mujeres en los años 70 del siglo XX para que los astrólogos empezaran a tomar nota de la importancia de estos nuevos pequeños planetas. Los cuatro primeros asteroides que se nombraron fueron las Olímpicas Ceres, Juno, Vesta y Palas Atenea. A partir de entonces no sólo la Luna y Venus ostentarían el poder de manifestar el linaje femenino. La aparición de estos cuerpos celestes que se corresponden a las antiguas diosas hizo que su culto se recuperara, se redescubriera y que se pudiera reclamar el poder de lo femenino trayendo nuevos aspectos al consciente colectivo.

Como decía, con esta Luna Llena de Mayo, Juno, la Gran Diosa del Olimpo, juega un papel importante en la energía que nos rodea. En el signo de Libra su expresión está doblemente potenciada. Juno era una diosa muy poderosa, era anterior a la ascensión al poder de Zeus. Por ello la única forma de incorporarla al Olimpo fue casándola con su hermano Zeus lo que le dio un lugar de igualdad y permitió que su poder perdurara. Al mismo tiempo que generaba el equilibrio necesario de lo femenino y lo masculino. Es este signo en que entra en fuerte contacto con la Luna Llena de Tauro se dispone a promover los puentes que unen los polos opuestos hacia un mayor equilibrio.

En consecuencia, esta Luna puede traer tanto separaciones como uniones espirituales más profundas. En la separación, bien de socios, parejas o colaboradores lo que ocurre es que esta Luna nos está invitando a retar los roles tradicionalmente establecidos en las relaciones para poder seguir evolucionando. Si sentías que alguna relación o colaboración no era del todo con lo que resonabas, entonces, verás que algo ocurre que hace que tomes la decisión final sobre esta relación y que podría ser contraria a lo que venías pensando que ibas a decidir. Todo lo que haya estado inhibido en este confinamiento podría salir a la luz. Esta Luna afecta de manera intensa e importante a las relaciones y a cómo se ha establecido en ellas el poder. Emerge la necesidad urgente de dar sentido a la relación y a conectar con un propósito. Las separaciones podrían darse también por esa falta de conexión interna. Ahora bien, podrías sentir, al contrario una mayor conexión espiritual. Te sentirás entonces con energía para apoyar, emprender y arriesgar con el objetivo de que se manifieste en la realidad tu deseo interno de amar y compartir.

Esta Luna afecta de manera intensa e importante al poder en las relaciones y a la necesidad urgente de caminar hacia relaciones más igualitarias. Influyendo así, incluso en los acuerdos sociales y políticos donde quedará clara la necesidad de un mayor equilibrio de poder y de la necesidad de negociación si no se quiere romper lo que aún debe mantenerse unido. Esta Luna nos invita a que expresemos nuestras emociones sin miedo a las reacciones para mejorar nuestra expresividad emocional, para que las relaciones cobren un nuevo sentido, para que las relaciones sigan floreciendo, como la primavera y las flores. Esta vez con más sentido para las dos personas, para las dos partes. Con esta Luna se activa la rueda de la vida, el ciclo, la necesidad de acceder a un nuevo lugar para asegurarnos llegar con éxito a nuestras metas. Con cambios que necesitan nuevas rutinas.

En España, esto cobra más sentido si tenemos en cuenta el comienzo de un desconfinamiento sujeto a horarios. Nos toca aplicar una nueva rutina. Un nuevo ajuste. Y no será el último. Una de las claves de esta Luna es la contemplación, ese lugar de equilibrio donde una parte de ti se activa mientras la otra espera. Esta Luna afecta de manera intensa e importante al poder en las relaciones y a la necesidad urgente de caminar hacia relaciones en las que la expresión emocional y la objetividad mental puedan abrazarse siempre que sean la expresión de tus propios valores y no los que has heredado o comprado sin que hayas llegado a cuestionarte si te pertenecen o no. Son tus propios valores internos los que te impulsarán hacia el florecimiento de tu propia primavera.

Ciclos históricos 2020. Conjunción Júpiter-Saturno

Ciclos históricos 2020. Conjunción Júpiter-Saturno

Llegará el 21 de Diciembre y se alzará el telón por última vez para contemplar la obra que escribimos para 2020. Y en ese escenario estarán Saturno, el viejo Cronos y Júpiter, el hijo menor que osó disputarle el poder. Y nacerá un nuevo orden mundial que venía gestándose desde antes de la crisis de 2007-2008. En la fecha de Solsticio se aventura el cierre del año de los años y se inicia el invierno/verano con el nacimiento de a luz.

Escribiré más sobre el próximo Solsticio, aún queda lejos, pero en esta serie del cierre histórico de los tres ciclos de 2020 no podía faltar un avance de lo que nos trae el final de año. El 21 de diciembre, poco después del último tránsito de la conjunción Júpiter-Plutón de la que hablé en el artículo anterior, tendremos el encuentro del padre y del hijo para luchar: el primero por mantener el status quo, el segundo por establecer un nuevo sistema de poder. El primero por mantener lo bueno del pasado que sí sirve, el segundo por intuir lo que está por llegar.

Si Saturno es el poder establecido y Júpiter quien lo amenaza no se debe obviar la dimensión material del encuentro de estos dos arquetipos. Si Júpiter representa la abundancia Saturno está relacionado con la limitación y, por tanto, entre los dos forman un todo que puede afectar de manera significativa a la seguridad material. El objetivo de su encuentro sería el de facilitar el despertar a un nueva visión subjetiva del mundo, el despertar a una nueva filosofía de valores sobre lo material, apoyando el tránsito de Urano en Tauro que siempre defiendo como la oportunidad para desarrollar una nueva escala de valores en los próximos años y que será el regente de este encuentro.

Pero mientras el futuro se concreta nos toca centrarnos en el presente. Un presente que actualmente viene acompañado de otros signos que marcan momentos de crisis y sobre todo de incertidumbre. Es ahora donde está el foco. Y Saturno, el arquetipo equilibrador que nos enseña duramente, por experiencia propia y con pruebas determinantes está presente durante todo este año y puede que durante parte del siguiente. Hasta ahora, Saturno se encontraba en su regente, mientras que Júpiter en Capricornio estaba contenido, con lo que el Saturno de la austeridad tenía las de ganar en algún movimiento de la partida. El paso a la energía de Acuario el 20 de Diciembre no deja claro quién podrá más. Por un lado Saturno es el regente clásico de Acuario y está muy presente en su primer decanato según algunos astrólogos. Pero por otro lado, Júpiter es el regente interno de Acuario lo que le dotaría de un nuevo protagonismo. Podríamos ver, durante un tiempo una manifestación simultánea y a la vez muy diferenciada de las dos energías.

En una de sus dimensiones Júpiter representa el sentido de las cosas, la intuición o visión que nace de lo interno y que podría llamarse fe. Por el contrario Saturno es quien nos devuelve, una y otra vez, como una noria a la realidad. Nos podríamos debatir entre las olas de la cruda realidad empeñada en llevarnos contra las rocas y la confianza feroz de quien sabe, sin saber cómo, que saldrá del oleaje y navegará de nuevo en calma. Si nos polarizamos podemos vivir momentos desgarradores e irreconciliables. Si hacemos la síntesis y recuperamos lo aprendido en el cierre de la energía de Capricornio podríamos materializar alguna visión interna de manera práctica que nos devuelva el control del timón y la dirección hacia algún tipo de éxito colectivo. La realidad no nos hunde cuando se erige en una oportunidad de avanzar con paso más sólido. La fe nos mueve cuando, desde ella, fabricamos y construimos un nuevo golpe de efecto que nos re-orienta en nuestra búsqueda personal, no porque esperamos algo a cambio de nada.

Podría llegar el momento en que nos cuestionemos a nivel colectivo hasta qué punto nuestras ansias de trabajar, de ganar dinero, de poseer cosas nos están llevando lejos de nuestra necesidad de búsqueda de sentido de la vida. Podría igualmente ponerse a prueba todo nuestro sistema de creencias y nuestra visión de la vida a medida que vamos recibiendo píldoras de realismo, a medida que vamos descubriendo que la realidad no era del todo como la habíamos percibido hasta ahora. No recomiendo el enfrentamiento personal para defender qué es más valiosa si la verdad o la realidad. Esto implica tomarlas como dos aspectos diferenciados y no es un debate productivo. Ahora bien, si entendemos que las dos dimensiones, aún siendo diferentes están entrelazadas y forman un todo, podríamos obtener resultados muy productivos en el final de este año y el comienzo del siguiente. Lo que hoy aparece como real me puede ayudar a ajustar mi verdad. El despertar a una nueva verdad interna cambia mi forma de ver la realidad, me hace más realista.

En otro orden de cosas, si lo que Júpiter expande Saturno lo limita para que sea exagerado, y lo que Saturno limita no estrangula lo que debe seguir creciendo para que Júpiter nos lleve a conquistar nuevos territorios, quizás podamos ofrecer soluciones más realistas y productivas en la mejora de un sistema que ha mostrado de sobra tanto sus excesos como sus limitaciones para un reparto más igualitario de la abundancia del planeta. Si Saturno impregna su realismo en este comienzo de ciclo y Júpiter disemina con abundancia y alegría el espíritu acuariano de “para todos” podríamos estar a las puertas de una nueva era más solidaria y humanitaria. Pero igualmente, el eterno buscador puede buscar por buscar y no hallar más que ideas vacías, tecnología arbitraria y gran intransigencia si me creo la única en posesión de la verdad. Al mismo tiempo, desapego y desafección no son lo mismo, independencia y libertad no implican frialdad, por lo tanto la Humanidad de Acuario, lejos de vaivenes físicos, emocionales o mentales puede ofrecer lo mejor de sí misma e impulsarnos un paso más en la construcción de una fraternidad más madura.

Id a la ciudad 
y os encontrará un hombre con un cántaro de agua 
y en la casa en la que él entrare, seguidle

(Lucas 22:10)

El hombre del cántaro de agua marcó el espacio donde los 12 discípulos se convirtieron en uno sólo. Así Júpiter en Acuario, el signo del cántaro de agua, puede ser el motor de los hombres y mujeres dispuestos a hacer de su propósito el reparto de agua pura y limpia y crear espacios donde las libertades se compartan, donde las consciencias personales y los liderazgos se sumen, donde las necesidades humanas se intuyen por todos y para todos.

Saturno y Júpiter se encuentran cada 20 años y así lo harán de nuevo en Octubre en 2040 en el signo de Libra lo que podría cerrar y abrir un ciclo equilibrio en el reparto de Justicia Social. En ese momento Saturno estará exaltado en Libra por lo que, de nuevo las energías podrían estar alineadas en la expresión de la mejor versión de estos dos arquetipos sociales. De hecho, en Astrología esotérica se dice que “lo que se inicia en Aries, se manifiesta en Acuario y alcanza el Libra su equilibrio”. De tal manera que aquello que ya hemos iniciado podría estar a punto de manifestarse para llegar a un punto de equilibrio a partir de 2040.

En el futuro inmediato se verá si a nivel filosófico y espiritual se manifiesta en lo práctico el concepto de que todos somos parte de un todo indivisible que no tiene porque llevarnos a sacrificar nuestras individualidades sino más bien al contrario, a potenciarlas. Veremos si estamos lo suficientemente maduros para continuar el camino del Zeus humanizado. Si Zeus descendió del Olimpo y se humanizó con la figura de Jesucristo ahora somos toda la Humanidad en su conjunto la que podemos constelar esa energía y convertimos en líderes y maestros de una realidad más consciente. Podríamos constelar la generosidad, la empatía universal y empezar a sintetizar y a conectar con una realidad más abstracta. La Astrología podría ser una de las herramientas beneficiadas con la expansión de un conocimiento más universal para todos de realidades más sintéticas y abstractas que nos ayuden en el encuentro de verdades internas profundas. La ayuda y el servicio podrían nacer de acciones grupales mucho más poderosas dando cabida a realidades individuales más maduras y creativas y con una bondad y un sentido práctico de gran valor, con trabajo, esfuerzo y desinterés colectivos.

Trascended todos los códigos de la ley y
entregaos a Mí como uno”.

Krishna

Si Júpiter está destinado a esparcir de manera abundante la sabiduría aprendida y contenida de Acuario a través del valor del grupo y en solidaridad podríamos lograr ver algún atisbo de solución tecnológica de gran beneficio para toda la Humanidad. Desde este punto Júpiter tiene el poder de conectar la diversidad de cada alma con la consciencia impersonal y unificadora que hay dentro de cada uno de nosotros. Tiempos realmente apasionantes los que se nos presentan en el futuro inmediato. Para la Astrología Esotérica la conjunción Júpiter-Saturno en Piscis anunció el advenimiento del Mesías. Veremos que anuncia en el signo de Acuario en este momento de ciclo histórico en el que nos hallamos inmersos.

Por último señalar que el encuentro entre Júpiter y Saturno se dará en el grado 0º de Acuario. Este grado representa un portal hacia lo nuevo. Representa el entusiasmo del niño pequeño, del ser libre que aterriza en un nuevo territorio dispuesto a explorarlo desde su pureza, desde su inocencia, con enorme potencial creativo. Previsiblemente ya se ha entendido y se ha digerido la experiencia vivida en el grado 29º de Capricornio donde poco se podía hacer.

El 21 de Diciembre estaremos ante a las puertas de la nueva era. Ahora, aquí en este momento en que escribo aún no hemos cerrado el final de esta fase. Ahora es prioritario sostener la urgencia del viaje mientras integramos y recapitulamos sobre todo lo que quedaba por recoger antes de partir hacia un nuevo escenario. Aún nos queda por decidir que dejamos atrás, de qué nos deshacemos y qué es lo que sí nos servirá y podemos guardar. Estamos en pleno proceso.

TRILOGÍA COMPLETA DE TRÁNSITOS DE 2020

en_GBEnglish
¿Cómo puedo ayudarte?